Central de Cine · Blog La Centralita

La Centralita, blog de noticias

ENTREVISTA a REBECA ALEMAÑY

Rebeca Alemañy, formada en la ESAD de Murcia y Máster de Interpretación ante la cámara en Central de Cine 2014-15, lleva ya más de un año siendo Lolita en Acacias 38. Para celebrarlo nos ha concedido esta entrevista sobre la experiencia. 

Acacias 2

¿Cómo accediste al personaje de Lolita y lograste entrar en Acacias 38?

¡Siendo un poco pesada! A mediados del Máster en La Central, más o menos, le pedí a otra compañera (María Algóra) que si me podía hacer el favor de montarme un par de secuencias que elegí y hacer mi primer videobook. Lo trabajé con ella con mucho cariño hasta que me identifiqué con él y entonces… Cogí los nombres de directores que conocía y que no, de directores de casting, de representantes (que encontré por fin hace dos meses y no antes), de todo el que pillaba con quien quisiera trabajar,  y le enviaba mi currículum artístico, fotos y el videobook. Una vez Gmail me bloqueó el mail por mandar tantos mails, durante horas y horas… ¡Y me hice otro!

El 30 de Junio de 2015 se lo mandé a Eva Leira y Yolanda Serrano (directoras de casting de Acacias 38, entre otros) y me dijeron: Muchísimas gracias, recibido! Esto quedó ahí, hasta que el 28 de Julio me avisaron para la prueba de “Lolita”. El viernes 31 de Julio la hice y la semana siguiente ya estaba en plató! Y en Acacias 38 entré muy contenta y con las orejas y ojos bien abiertos, aprendiendo, aprendiendo, aprendiendo e incorporando, incorporando, incorporando.

 ¿Cómo es Lolita y cómo trabajaste su composición?

Como me dijo una vez un pajarito, el personaje habla en primera persona…

acacias-05_gallery_a“Soy una chica de pueblo, del mío, Cabrahigo. Me envalentoné y me vine a la ciudad pa crear mi propia historia.  lo comparo con Cabrahigo, pero porque es el único sitio ande hevivío. Algunas historias me las invento, según pa qué, porque a veces te salvan de un apuro, pero la mayoría son verdad!  lo que soy se lo debo a ésas hazañas y a este año que he vivío en Acacias 38 como criada. No me gustan las distinciones entre clases, pero unas faenamos y nos toca doblar el codo y otros se rascan la barriga de mientras. Ahí lo dejo! No me quejo, porque soy muy feliz aquí, aunque hecho de menos a los míos y la vida de campo con los animalicos. Soy amable, me gusta ayudar a mis comadres del altillo, con las que río y me lo paso fetén, y también lloro (casi siempre a escondidillas que no me gusta que me vean). A mis señores les tengo mucho aprecio y hago lo que sea menester por ellos. Se me pegan un poco las sábanas en los madrugones, me gusta comer barquillos, bailar y cantar los pasodobles y meterme en envolaós con mis compañeros. Cuando hay algún problema, ¡yo tengo solución pa tó!”

La composición ha ido evolucionando en todo este tiempo. Los zapatos, el uniforme, el texto, la caracterización, el peinado ya me ponían en un lugar que daba a esta chica grandota y fuertuda que puede con todo. A partir de ahí me he esforzado sobretodo en jugar, volver a lo básico, a la inocencia, a sentir y soltar, a ser impulsiva. Mi amor por el campo me ha ayudado a sacar desde la tierra, la voz y el cuerpo, ruda y bruta, la forma de andar, el carácter. Lolita y yo nos parecemos mucho. Pero con Lolita tengo la ventaja de saber lo que voy a decir y lo que me va a pasar para poder preparármelo. Con ella me gusta matizar los gestos, intentar fijarlos para según qué situaciones, manipular objetos y utilizarlos en la secuencia. Darle la vuelta a cómo diría el texto, a veces me da ideas. La rapidez al hablar, es una característica de cuando se pone nerviosa o quiere escabullirse. Me fijaba, al principio sobretodo, en lo que los otros personajes decían de mí, era yo y estaba escrito. También me ayuda mucho la puesta en pie de la secuencia, el espacio, el texto, las indicaciones del director, todo, todo va haciendo que el personaje cada vez que se dice “acción” tome vida propia y vaya creando!

 ¿Cómo influye el vestuario, las acciones físicas, el lenguaje que utiliza, etc.?

Todo esto es el personaje, sin ello no sería él. Influye en todo. El vestuario te da el movimiento, a esos ropajes hay que pillarles el truco. A veces limita, por la época, a no poder enseñar algo que hoy en día es tan normal como una rodilla y hay que ser consciente; pero en vez de limitación , se juega y ya, se sacan más matices. En verano y rodando con ese traje hace que te pongas en la piel de las mujeres de la época. De mi vestuario, me sé hasta el último “hilillo” del vestido, lo he jugado todo lo que me han dejado y más, y me encanta poder manipularlo a mi antojo.

Al ser criada, tengo muchas acciones físicas que hay que incorporar en el marcaje. Por eso hay que estar muy atenta, fijar lo que marca el director, intentar meter lo que tu propones y luego repetirlo siendo consciente del raccord en todas las tomas.

Con el lenguaje estoy aprendiendo muchas palabras nuevas y a la vez les pego una patada (en el buen sentido), al quitarles letras por la forma de hablar de Lolita. Entre que me he ido comiendo letras y que con la fluidez del personaje, hablo rápido muchas veces, tengo que llevar cuidado con la vocalización para que se me entienda bien. A ésto hay que añadirle la época, con sus refranes, palabrejas y costumbres. ¡Es muy divertido!

El espacio también influye mucho. Al haber dos platós y tantos decorados, nunca llegas a jugar en todos, casi siempre estamos ubicados en los mismos espacios. Me encanta explorarlos y utilizarlos en la medida de lo posible. Es muy fácil darle a la imaginación con esos decorados, sale solo.

Me gusta muchísimo ver la propuesta que trae el compañero y cómo encajar ambas, escucharla y en el momento aprovecharla es maravilloso. Me gusta entrar abierta jugar lo que surja, incorporando lo de casa y lo del dire,  ¡claro!

 ¿Cómo se va desarrollando a través de las tramas y la relación con los otros personajes?

Lolita es un personaje que “hila”, por así decir, las tramas, somos unos cuántos así. Vamos pasando por muchas las tramas, “picoteando” y a la vez nos suceden cosas a nosotros. Son personajes que oxigenan las tramas gordas. Tienen historias cómicas y se toman la vida con un color más alegre y optimista. Esto hace que el espectador se relaje. Les suceden enredos y peripecias que se entonan en comedia y hacen que tanto Lolita como yo nos lo pasemos pipa.

El picotear en muchas tramas hace que me relacione con la mayoría de los personajes. Los personajes del servicio nos relacionamos más entre nosotros y los señores entre ellos. Hay una “forma de estar” entre nosotros y con ellos. Con el paso del tiempo se han forjado las relaciones con los demás personajes, como en la vida misma, Lolita ha ido conociendo uno a uno de diferente modo y ha ido cogiendo confianza con unos más que con otros. Esto hace que los encuentros con unos u otros me predispongan a lo que va a suceder y a la forma de hacerlo. En general Lolita se lleva bien con todos, es mediadora y suele caer bien, menos con el “lado oscuro” que no lo llega a tragar. Lolita es justa y divertida, no le van las amarguras.

¿Con cuánto tiempo recibes los textos y cómo los estudias?

Los guiones los recibimos con un mes prácticamente de antelación, te da tiempo a leerlos de sobra. Y cada semana, el miércoles o el jueves nos dan el plan semanal de la siguiente semana, es decir, las que te tienes que estudiar.

Yo en cuanto me dan el guión me lo leo. Lo cojo con ganas, porque quiero saber lo que va a pasar; y a la vez que me lo leo, me separo mis secuencias. Cojo una hoja y escribo el título de éstas en orden cronológico. Así, a la hora de grabar tengo una guía a la que acudir por si no se de dónde vengo o a dónde voy, y el recorrido de Lolita en ese bloque. Cuando ya tengo el plan semanal, cojo las secuencias de la semana y me las pongo en funditas de lunes a viernes, entonces me las empiezo a estudiar. Las leo, intento sacar jugo a lo que digo y ver si puedo meter algún gesto o alguna intención diferente. Las acciones físicas las suele dar el director, pero pensar una propuesta con antelación siempre está bien, aunque luego por posición de cámara, luz y el espacio limitado estamos bastante sujetos. Y memorizar. A los meses de empezar descubrí que estudio genial paseando a mi perra por el parque o en la calle, al principio me daba un poco de vergüenza, por eso de ir hablando sola por la calle en voz alta y con la perra. Pero me terminé acostumbrando, ¡y paseando me entra en un periquete! Me gusta cogerlas el fin de semana todas y así al día a día es mucho más fácil.

 ¿Cómo se desarrolla un día de grabación dentro del ritmo frenético de una 

Rebecaserie diaria y cómo te has acostumbrado a este?

Está todo ultraorganizado por el equipo. Es eso, el equipo, hace falta que todos estemos a favor de obra para que esto sea viable, y aquí por suerte lo he encontrado. Es muy fácil trabajar cuando todo fluye según lo establecido y cada uno pone la parte que le toca. Es verdad que hay un tiempo muy reducido para cada secuencia y a veces se podrían exprimir mucho más algunas situaciones o hechos que suceden. Algunas secuencias corales, al grabarlas con la cantidad de personajes que somos, los planos que se tienen que hacer y el tiempo tan pequeñito para lo que requiere la secuencia, ¡a veces es un verdadero milagro que al final salga! Al final se resuelve todo siempre. Acostumbrarme ha sido posible gracias a la acogida de mis compañeros y a lo fácil que es trabajar con el equipo, la ilusión, las ganas y lo aprendido me lo llevo de casa todos los días y allí Lolita lo disfruta. Esto hace que me apetezca jugar y jugar y jugar y que dure.

Estoy encantada con todo lo que he aprendido, estoy aprendiendo y me queda por aprender.Una diaria para un actor creo que es un entrenamiento brutal, hay que resolver en cuestión de minutos sin olvidarnos de la parte creativa.

Para finalizar, ¿qué recuerdas de tu paso por el Máster de la Central y cómo te ha servido lo aprendido para enfrentarte a este trabajo?

La Central me abrió los ojos ante la cámara y me enseñó a marcar los puntos de vista!

¡Recuerdo tantísimas cosas que me metí en la mochila! Cómo funcionaba el mundillo en Madrid (todo nuevo para mí), qué daba yo en cámara, qué perfil era el bueno (que esto lo sigo dudando), poner acentos, lo importante que es una pausa con su buena mirada a cámara, reírme favoreciendo a cámara, historia del cine, a pararme a observar las miradas de los actores en las películas, enfrentarme a un casting, a acumular recursos, a dirigir en este formato, a minimizar el gesto… A sentirme segura como actriz frente a una cámara.

Mi paso por la Central fue, sin duda, imprescindible para mí a la hora de enfrentarme a este proceso.  ¡Gracias y mil gracias, no me cansaré de repetirlo! ¡Gran equipazo la Central de Cine!

Esta entrada fue publicada en Noticias TV. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ENTREVISTA a REBECA ALEMAÑY

  1. MARIA ELENA TRIANA dice:

    Que bueno saber estos aspectos de Rebeca tratados en la entrevista, porque lo que´s de Lolita se del día a día, de lo mucho que trabaja, de lo buena compañera y eficiente servidora de sus señores. En fin que la estatura física es igual de grande a la profesional y a la de su corazón. Quisiera saber si Rebeca se presenta en algún teatro de Madrid entre el 27 de Novbre y el 7 de Dicbre. pues estaré allá y me encantaría verla en vivo y en directo. Viajo desde Colombia, mi pais, donde Acacias 38 tiene mucha audiencia en televisión por cable y en Internet. Saludos y agradecida

  2. adriana dice:

    Me encanta como trabaja lolita, soy bogotana, la novela esta buenisima.Ojala que se cuadre con Don antoñito

  3. adriana dice:

    Me encanta como trabaja lolita, soy bogotana, la novela esta buenisima.Ojala que se cuadre con Don antoñito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¿Quieres recibir nuestras últimas novedades?

¡Apúntate!

Encuéntranos en:

T (+34) 91 389 6378
info@centraldecine.com
C/ Santa Isabel 48 C
Madrid 28012

Aviso Legal - Cookies - Mapa Web - Diseño web profesional